martes, 30 de agosto de 2016

Llega el día

Un bochorno persistente se ha instalado en las inmediaciones del Beso de Luna, pareciendo olvidar que su ocaso está próximo, que ya empuja el otoño con sus brisas cargadas de lluvia, las melancolías a cuestas y un soplo de esperanza para comenzar cosas nuevas.
Descubro un brillo diferente en la mirada de Victoria, una chispa que baña de verde su iris pardo. Está nerviosa. Lo sé. La responsabilidad de su papel es enorme. Pretende sembrar de ilusiones la entrada a la nueva estación. Una carga pesadísima que se ha subido a los hombros.
—¿Te preocupa lo que piensen de ti? —le pregunto.
—En absoluto. Me preocupa no llegar al corazón, a las entrañas de la gente. Mi deseo es que quien sujete Mis noches en el Ideal Room entre sus manos, se suba a mi mochila y vea el mundo con mis ojos, se asombre lo indecible, reniegue de su realidad y se deje llevar por mis pasos. Yo le abriré las compuertas de mi vida para que tiemble, ame, llore, goce y se pegue a mí en esta historia dentro de la Historia.
—Un deseo difícil…
—Pues quiero más. Quiero que las personas recuerden. Que no olviden de donde vienen, que se agarren a sus ideales, que busquen en su mente a qué se entregaban cuando esta sociedad asfixiada no les nublaba el cerebro con realidades virtuales. Quiero que vuelvan a experimentar la compañía de quien se toma un café y te mira a los ojos; el apoyo del que no te conoce y te abre su hogar; la entrega de quien ha sufrido y se vuelve a arriesgar; el convencimiento de que la gente buena siempre gana todas las batallas.
—Te deseo toda la suerte del mundo. El fin es ambicioso.
—Soy consciente.
—Apuesto por ti, ya lo sabes.
—No esperaba menos, tú me metiste en esto —sonríe.
—Lo hice.
—Te lo agradezco, me siento viva.
Os dejo mi deseo: que cuando vuestros dedos abran Mis noches en el Ideal Room, las endorfinas circulen veloces por las venas.

Feliz retorno del verano.

8 comentarios:

MACO dijo...

Estoy deseando deleitarme con y en "Mis noches en el Ideal Room".
Sabes que tus personajes me han cautivado y, por lo que he sentido de Victoria y compañía, estoy segura de que no me van a defraudar.
¿Como haces para remover las entrañas cuando leo tus libros? Siento tanta ¿Pasión?, sí, creo que sí.
Un saludo.

Mila Martínez dijo...

Querida Maco: gracias, como siempre, por tus maravillosos comentarios. La clave, en mi caso, es sentir lo que escribo. Si un/a escritor/a disfruta mientras escribe, es muy probable que transmita la imagen unida al sentimiento.
Un beso.

Coral Sanchez dijo...

Esperando con muchas ganas tenerlo en mis manos...

Mila Martínez dijo...

Gracias por todo ese cariño, Coral. Un beso.

Marga dijo...

Deseando tener tu última joya en mis manos.Siempre superas mis expectativas!
Un abrazo de Olga y mìo Querida amiga

Mayka Marti dijo...

Corto pero intenso, uffff. Qué ganitas de conocer esa Valencia que no tuve oportunidad!
Desde luego tus novelas no dejan indiferente a nadie.
Deseando leerte ya... Un abrazo, mi querida escritora

Mila Martínez dijo...

Querida Marga, tus palabras tienen un valor muy especial para mi, viniendo de una artista como tu. Un abrazo enorme a las dos.

Mila Martínez dijo...

Un beso enorme, querida Mayka. Espero que nos veamos pronto.