lunes, 4 de julio de 2016

Sophie, Victoria, Daniela y Gerda



El calor de este tórrido julio subleva incluso a los jazmines, que protestan volcando su fragancia al aire sin reservas; un aroma que se cuela en lo más profundo del subconsciente provocando que los instintos afloren. Y eso es precisamente lo que observo en los ojos de las cuatro mujeres que me acompañan esta noche: pasión.
A pesar de ese punto común, las cuatro no pueden ser más distintas.
Sophie refleja la seguridad de la mujer que se ha hecho a sí misma. Es una mujer de negocios independiente y resuelta. Su pasión se orienta hacia una búsqueda que, a buen seguro, va a obtener frutos certeros.
Victoria luce en la mirada el fuego del amor: amor por su familia, amor por la fotografía, amor por Daniela. Pero también podemos descubrir en ella el dolor de un corazón dividido: la obligación de decidir le parte en dos. Debe elegir entre sus afectos, elegir si rebelarse o no a su destino.
Daniela es mucho más de lo que aparenta. Y es mucho más porque supera las trabas que su entorno le impone. Daniela da el salto sin pensar en las consecuencias, se arriesga a pesar de las heridas de guerra que marcan su pasado.
Y Gerda…es Gerda, una mente libre. No hay nada que la frene en sus convicciones, nada que oscurezca su valentía, ningún obstáculo que pueda borrar su eterna sonrisa ni la fuerza de su Leica.
Contemplándolas no puedo sino pensar en el cometido que cada una de ellas tiene en Mis noches en el Ideal Room. Un cometido único en la historia que se desarrolla entre sus páginas, pero también un cometido que trasciende a una época determinada.
Si nada lo impide, tendréis en vuestras manos Mis noches en el Ideal Room a finales de septiembre. Mientras tanto, podéis leer Donde no puedas amar, no te demores. Que disfrutéis del verano.

9 comentarios:

Husky Siberiano dijo...

Oye dos cositas,ya me dirás de dónde me sacas esos nombres tan raritos "Gerda",pobrecita mía y la otra,pásame el primer capítulo por email y voy adelantando,sólo dale al botón de enviar y en paz.A estas alturas ,debería tener un trato privilegiado.A cuidarse Rubia Maléfica,y recuerdos para el Lugar Tranquilo .

Mila Martínez dijo...

Jajajajaja...pobre Gerda... Pon en el buscador Gerda Taro. Es un icono del fotoperiodismo. Murió a los 26 años en la batalla de Brunete mientras hacía su trabajo. Fue un accidente, pero es que ella siempre estaba en primera línea del frente. Una mujer para no olvidar.
Un beso, guapa.

Husky Siberiano dijo...

Lo ves,lo que decía yo pobre Gerda.Que he pensado que con un capítulo andaré mal,igual pásame dos y así adelanto.Tu pásame dos capítulos y así voy mirando si Gerda me cae bien .Porque con ese nombre,la chica lo tuvo que tener muy difícil.A cuidarse Rubia Maléfica,y sé buena,por una vez .

meli dijo...

y... que hay de IDUNA y de PATRICIA, para cuando las has dejado? anda guapa que las estamos esperando con mucho amor.

Mila Martínez dijo...

No te preocupes, Meli, que volverán pronto. Después de Mis noches en el Ideal Room y del que vendrá el año que viene, que se llamará La Esencia, nuestras chicas regresarán al escenario. Prometido.

Anónimo dijo...

Concu dice: Siempre caigo y así me quedo con la miel en los labios. Cuatro pedazo de mujeres que están deseando dar guerra y las tienes pero que muy bien controladas. Escritora, así me gusta tensión al máximo, caña al lector/a, insinuaciones que desconciertan y paciencia mucha paciencia para descubrir que te traes esta vez entre manos.

Mila Martínez dijo...

Gracias, queridísima concu. Lo que me traigo entre manos lo sabrás muy prontito... Un besazo enorme a las dos.

Mayka Marti dijo...

Justamente paciencia es lo que yo no tengo pero contigo no tengo más remedio ;) Un abrazo enorme.

Mila Martínez dijo...

¡Otro para ti,Mayka! Ya queda poquito, septiembre está ahí... Mientras tanto, disfrutad del verano.
Besos miles.