miércoles, 7 de mayo de 2014

¿Volver?

Desde el suelo del Beso de Luna asciende el calor por los tobillos como una pitón asfixiante. Hace tanto que no llueve… El sol se ha cebado en las flores rezagadas de tal forma que un perfume dulzón impregna el aire; es entonces cuando, anegado el cerebro, la sangre se encabrita y los instintos se vuelven primitivos. Tengo dos fuertes personalidades ante mí y no sé a cuál de ellas considerar más fiera, más indómita, bajo esta suerte de primavera que viene a demoler las mansas intenciones.
Eva ha llegado directamente del bufete, por lo que el único relajo que se permite es desabrochar un botón más de la camisa que compone su formal indumentaria. Constituye toda una revelación su escote bronceado, prometedor, mientras se recuesta sobre los almohadones a la espera de soltar esa lengua viperina de la que hace gala. Paladea despacio el vino que sostiene en una mano y, de tanto en tanto, posa su mirada prepotente en la mujer que tiene al lado.
Patricia, por el contrario, observa concentrada el borde de su copa, sopesando quizás qué respuesta dar a la cuestión que todas planteamos de un tiempo a esta parte. Sus ojos van cambiando del verde esmeralda a un tono forestal que delata hondas emociones. La pregunta es obvia.
—¿Has pensado qué vas a hacer? —le digo en voz baja con el fin de no presionarla.
Ella vuelve hacia mí sus ojos intimidadores durante un instante.
—No lo sé —contesta casi con desesperación.
—¡Puf! —bufa Eva sin disimulo.
—¿Tú lo tendrías claro? —pregunto a nuestra rebelde amiga común.
Ella se pasa la mano por el flequillo para echarlo hacia atrás y me clava su mirada impertinente antes de responder.
—¡Por supuesto! Yo me alejaría de ese lugar como de la peste. 
—Tú no sabes de lo que estamos hablando —se defiende Patricia.
—¡Líbreme el infierno! —suelta la morena volviendo a llevar el cristal a sus labios.
—¿Capto cierto rencor…? —la provoco.
—El pasado está enterrado, ya lo sabes —me espeta echando chispas por los ojos.
—Ya.
—Sí, aquello ya lo hablamos en su día. No hay nada que añadir, nada ha quedado en el tintero—corrobora Patricia.
—Si vosotras lo decís…
—El problema no es ese. Ya sabes lo radical que es Eva, nunca otorga el menor resquicio a la duda. O blanco o negro.
—Tu reciente “aventurita” te ha dejado más que tocada. No sé cómo te planteas volver a enfrentarte a lo mismo. Ve a terapia.
—No necesito terapia. Lo que necesito es…
De repente guarda silencio y se frota la cara con ambas manos, como queriendo arrancarse la idea que le ronda por la mente.
—¿Iduna? —me atrevo a sugerir.
Eva me mira con el entrecejo fruncido, intentando descifrar lo que acabo de decir. Pero, para mi sorpresa, no abre la boca.

Flotando entre nosotras queda el nombre que Patricia no osa pronunciar en voz alta desde hace mucho, mucho tiempo.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Ah! me pasa como a los gatos, me muestras que detrás de la puerta hay algo y la curiosidad se despierta. Por favor, abre pronto, que quiero ver qué sigue.

Besos. Asun

Mila Martínez dijo...

Jajajaja...querida Asun, antes tendrás que conocer la nueva historia que estoy cocinando. La continuación de La daga fenicia deberá esperar...
Besos, guapa.

Rita Machado Quintela dijo...

Dam@ ,Que mala nos vas a tener en la incertidumbre tanto tiempo,con lo mala que es la incertidumbre.bicos

Rita Machado Quintela dijo...

Aunque te digo una cosas yo no tendria tantas dudas como Patricia,o mas que dudas miedo como Eva,yo lo tendria claro....apesar de....

Mila Martínez dijo...

¡Opciones! Eso es lo interesante, Rita. Un beso. Y paciencia para la continuación...

Humberto Dib dijo...

Veo que hay que seguir la historia, habrá que tener paciencia.
Un abrazo.
HD

Mila Martínez dijo...

Hola, Humberto. La verdad es que los personajes están hablando de lo que pasa en mi último libro, La daga fenicia. Suelo hacer estos encuentros entre libro y libro para mantener la historia en caliente... Un abrazo.

Angelah Ache dijo...

¡¡ay, Iduna, Iduna!! ha dejado a Patricia colada y al recibir el sobre con "sus cosas, que no habían sido destruidas" Iduna, se había saltado otra vez, su rígido protocolo de actuación. Patricia vive un sin vivir, quiere y desea a Iduna, pero, en la nota que le escribe Iduna, de puño y letra, con tinta, le abre la puerta, te recojo cuando quieras, todo cambiará por tu amor... El hedonismo es como una droga, podrá Iduna cambiar Eterna?... Que ruta turística nos tiene reservada Mila?

Mila Martínez dijo...

El tiempo lo dirá...