domingo, 2 de febrero de 2014

La daga fenicia: el viaje

Aquel día hacía un viento gélido que se metía bajo la piel para quedarse. Me acomodé en el asiento del copiloto del Mustang y ella arrancó como si le fuera la vida en ello. Por el retrovisor vi alejarse como un suspiro la entrada del Beso de Luna y contemplé por el rabillo del ojo cómo su melena caoba volaba hacia atrás por la tracción. Iduna no era mujer de muchas palabras; accionó el ipod y dejo que Tracy Chapman se encargase de llenar los silencios. Desde luego, no dudó en traspasar todos los límites de la velocidad permitida. En su descarga puedo alegar que en aquel momento el camino estaba prácticamente desierto, por lo que en poco más de una hora alcanzamos nuestro destino. Solo diré que a cualquier otra persona le hubiera costado el doble. No obstante, decidí dejarme llevar sin abrir la boca. No era tiempo de vacilar, precisaba ver con mis propios ojos lo que iba a mostrarme.
—Vamos —dijo saliendo al frío de la noche.
Fui tras ella apretando los brazos contra mis costados, aunque podía notar que el helor traspasaba mi abrigo. Mientras Iduna abría el maletero y sacaba un par de mochilas pequeñas, elevé la vista y me enfrenté de golpe con los tejados inclinados, el yeso rojizo, los balcones de madera, las rejas de forja y, por encima de todo aquello, el olor dulzón de la madera quemándose en los hogares. Estábamos en Albarracín. Me condujo hasta la entrada de una casa de tres plantas, cerca de la plaza Mayor. En cuanto la traspasamos, se dio la vuelta hacia mí y extrajo una cazadora acolchada de su bolsa.
—Quítate el abrigo y ponte esto.
Le obedecí sin rechistar y ella abrió la puerta de la primera planta para dejar mi gabán sobre una silla, en lo que parecía el salón de una vivienda rústica. A continuación me indicó que la siguiera y descendimos un tramo de escalones hasta el sótano.

Así comenzó el viaje que fue alimentando La daga fenicia. El resto, ya es historia…

11 comentarios:

Elena dijo...

Y por culpa de pasajes como este empecé a tener muchísima curiosidad con el libro... y por Albarracín, jajajaja.

Mila Martínez dijo...

¡Genial! Un beso, Elena.

Anónimo dijo...

Qué interesante!!

Mila Martínez dijo...

Pues esto es tan solo un pequeño guiño, queridx anónimx. Hazte con La daga fenicia y luego me cuentas...

Mayka Marti dijo...

Un día, por casualidad, encontré "No voy a disculparme" en un centro comercial y algo me empujó, libro en mano, hasta la caja.
No paré de leer hasta terminarlo y lo mismo me ha ocurrido con "Tras la pared" y "Autorretrato con mar de fondo".
Los he leído varias veces cada uno, pues aún hoy sigo emocionándome y se me saltan las lágrimas en la trama de "Autorretrato..."
Me gusta mucho leer pero ningún libro o autor/a ha conseguido engancharme tanto desde la primera página y dejándome al final con ganas de más como tus novelas, con tus perfectas descripciones en todo momento, olores, sabores, lugares, acontecimientos... dando la sensación al/la lector/a formar parte de la historia, es algo increíble.
Llevo casi una semana esperando "La daga fenicia" y me estoy empezando a desesperar por que llegue el miércoles, que por cierto, ¿habrá alguna otra firma de libros por Valencia? Me encantaría tener un ejemplar firmado.
Gracias, mil gracias por escribir y compartirlo con nosotr@s, no dejes de hacerlo nunca por favor.
P.D: estoy enamoradita de Meeeeeel jejeje.
Besos

Mila Martínez dijo...

Querida Mayka: no sabes qué sabor tienen tus palabras para mi. Es un placer saberte al otro lado de las páginas. Tengo prevista presentación en Elche y Alicante. Si hago algo en Valencia lo publicaré con mucha antelación. Un beso enorme y gracias.
Mila

Mayka Marti dijo...

Gracias por contestar pero sobre todo muchas gracias por tu cercanía, muy gratamente sorpendida. Intentaré acercarme a Elche.
Gracias. Besos

Beatriz Uribe dijo...

Disfrutando cada letra. Espero que la vida me permita decirte gracias por este regalo.

Desde el otro lado del charco a la espera de un encuentro.

Bea. Reno (USA)

Mila Martínez dijo...

Gracias de nuevo, Mayka. Espero que nos encontremos.
Y lo mismo para ti, querida Beatriz, va volando un abrazo enorme hacia Reno.

Angelah Ache dijo...

Yo, he empezado por "La daga fenicia" no conocía el mundo de Mel. Por carambola estuve en la presentaciòn en Fenac y ahora he terminado "No voy a disculparme" y hoy he empezado "tras la pared" y Mila sabe que me cuenta entre sus seguidoras, esperaré la novela que va sobre Valencia como retaguardia de la Guerra civil y esperaré impaciente a ver que pasa en "Eterna" vencerá el amor, la ternura, las lágrimas... O todas hedonistas? Mila ha dejado muchas puertas y 2 rutas turísticas: Albarracín y Sos del Rey Católico, se nota que me han gustado sus libros ; ), no?


Mila Martínez dijo...

Adoro tus comentarios, Ángelah. Gracias por estar ahí...esperando...