miércoles, 13 de octubre de 2010

Álex y Marcello me interrogan sobre el futuro

Cuando los veo entrar en la sala elegida, dentro de la villa que constituye el corazón del Beso de Luna, no puedo dejar de pensar que forman una pareja espectacular. Elegantes, atractivos, irradian una fuerza y un magnetismo evidente. Álex y Marcello se acercan y me besan con afabilidad. La camarera, al acecho, aguarda discretamente a un lado para cumplir los deseos de los recién llegados. — ¿Os apetece un Beso de Luna? Creo que todavía no lo habéis probado…—les pregunto con una sonrisa. —Por mí bien. Carla me ha hablado tanto de ese cóctel que va siendo hora de que lo pruebe —sentencia Álex. —A mí también me gustaría saborearlo — apunta Marcello, blandiendo una sonrisa blanquísima. La chica se aleja y yo observo a nuestros invitados con mirada apreciativa. —Me da la sensación de que estáis disfrutando de un momento magnífico. — ¿Por qué lo dices? —ataca Álex con cierto regocijo en sus inquietantes ojos oscuros. —Bueno, ya sabes a qué me refiero. Algo que ha sucedido recientemente, que considerabas impensable por la forma en que estaba discurriendo todo y que, sin embargo, ha ocurrido y ha supuesto una sorpresa y, a la vez, un regalo precioso… Algunos de nuestros seguidores saben perfectamente de qué o de quién estoy hablando. —Espero que mucha gente lo sepa ya, después de haber leído Tras la pared…—dice con una sonrisa cómplice—. La verdad es que ha supuesto un cambio enorme y maravilloso en nuestras vidas. Y además ha retrasado algo que teníamos pendiente… —Pero ese algo lo vais a realizar en la próxima aventura, supongo… —Conociéndote, yo no estaría tan seguro…—interviene Marcello con un toque de picardía en su atrayente acento italiano. —Seguro que nos tienes reservado algo inquietante en ese Autorretrato con mar al fondo que vas a sacarte de la manga —me acusa Álex con buena dosis de maldad en su tono. —Me vais a decir que os lo he hecho pasar horriblemente mal en el pasado… — ¡Hombre, pues a mí casi me matas! —se ríe Marcello. —No llegó la sangre al río… — ¡Pues faltó poco! Te recuerdo que estuve a punto de comerme a Mel —suelta Álex. —Pero si eres todo corazón…—le replico guiñándole un ojo. —Eso es lo que os gustaría a algunas…—contesta con un brillo significativo en la mirada. — ¿Pero nos vas a hacer sufrir mucho en un futuro próximo? —pregunta Marcello vigilando cada movimiento de mi rostro para intentar descubrir algún indicio. —Como algunos dicen, no hay placer sin dolor…—le digo imperturbable, o por lo menos lo intento. Todo se verá. Autorretrato con mar al fondo sigue horneándose…y los Besos de Luna ya están sobre la mesa. Espero que sepan disfrutarlos…

6 comentarios:

El Museo de la Luna dijo...

"Agradecería me avisarais si observais algún contenido inapropiado en mi blog. Gracias."

Sí, es muy inapropiado que escriba usted tan bien y que no cometa ni una sola falta de ortografía, porque eso intimida a la bloguera media que pulula por Internet y les hace sentirse excluídas. Para que se identifiquen con usted, procure escribir mucho peor y dedicarse a los poemas cursis. Haciéndolo tan bien no obtendrá ninguna popularidad, sino solamente envidias. Tenga cuidado con eso y haga el favor de seguir nuestro consejo.

Un beso.

Mila Martínez dijo...

Muchísimas gracias, Museo de la Luna, intentaré seguir su consejo...o quizás me arriesgue a lo contrario.
Un placer tenerle por aquí.
Otro beso

Frida Kahlo dijo...

Esta es una amiga de Valencia, pienso que ustedes dos podrían entenderse bien. Son cultas, sensibles, amables, con un gran mundo interior. Pienso que como mínimo puede apreciarse mutuamente. Este es el blog de Ana, una sirena buena.

http://mermaidlullaby.blogspot.com


Y luego hay una amiga en Argentina muy recomendable también, traductora y con muchísima sensibilidad en todos los sentidos. Una persona de muy buen corazón. Este es el blog de Paola (Pao):

http://thislifeisironic.blogspot.com

En cuanto a mí, bueno, soy presidenta del Museo de la Luna y le agradezco su apoyo, amiga.

Mila Martínez dijo...

Gracias otra vez, Frida. Un placer y un honor. Creo que el vínculo ha nacido...

Anónimo dijo...

Felicidades de nuevo por "Tras la Pared" y deseosos de leer "Autorretrato con mar al fondo".Espero que no suframos mucho que "el cos no està per a patadetes....".
Por cierto, donde está la terracita de la foto?.
Un Beso.
Tu Fisio.

Mila Martínez dijo...

Gracias mi fisio. Yo también espero que el sufrimiento valga la pena... La terracita, por supuesto, pertenece al Beso de Luna.
Un beso.