miércoles, 10 de julio de 2019

Déjate sorprender


¿Ganas de bajarte del mundo?
¿Escepticismo ante las noticias que escuchas? ¿Furia?
Hay minutos en que todo pesa, aplasta, asfixia.
Otros te revelan que la vida huele a azahar, sabe a dulce de leche, acaricia como el ronroneo de un gato.
Y luego están esos imprescindibles, los que cambian tu existencia para siempre.
Genera instantes mágicos, alarga la dicha breve, pero, ante todo, abre los ojos a lo que te rodea, presta atención.
En el momento más inesperado, el destino da un vuelco, te zarandea, te desnuda, te encumbra, te hunde, te renace, te multiplica.
Es entonces cuando descubres que la rutina no existe, la creas.
Me llamo Pablo Aguadulce y soy uno de los protagonistas de 22. Solo puedo decirte: 
huele la brisa, mira al horizonte, acomódate en tu rincón preferido y vive 22.
Déjate sorprender.

martes, 28 de mayo de 2019

Me llamo Raquel y tengo miedo.


¿Te has preguntado qué mueve el mundo? Te daré mi respuesta: es el miedo lo que mueve el mundo. Créeme. Mis ojos de fotógrafa lo han visto casi todo.
El miedo al hambre.
El miedo a la sed.
El miedo a la falta de seguridad.
El miedo al dolor.
El miedo al otro.
El miedo a no ser amado.
El miedo a la soledad.
El miedo a perder a un ser querido.
El miedo a perderse uno mismo.
El miedo a morir.
El miedo al miedo.
Hay tanto miedo…
Yo tengo miedo a mis sueños. Mis sueños envuelven, arrastran, condicionan, expresan, revelan, amenazan y mutilan mis horas de descanso.
Y las tuyas.
Ven a 22.
Lo sabrás.

jueves, 28 de febrero de 2019

22


Me llamo Cata De la Fuente.
Si me preguntas qué es 22, no sé muy bien qué responder.
Como periodista, te diría que contiene una noticia bomba a la que todos mis compañeros quisieran echarle el guante. No obstante, la Cata privada decide preservar a su modo esa información, maquillarla por el bien de ciertas personas.
Lo que sí puedo contarte es que 22 es una aventura que te va a poner la adrenalina a punto de nieve, que va a acelerarte el corazón, que te obligará a pensar qué es real y qué no, que te hará creer en lo imposible.
22 cuenta la historia de ocho seres absolutamente distintos, maravillosos, reales; tan reales que uno de ellos podrías ser tú. La historia de ocho personas que, aparentemente, no tienen nada en común, hasta que la vida les demuestra lo mucho que las une.
Nada es casual.
Como dice mi amigo Sergio Ríos: el veintidós es el más ambicioso de todos los números, por eso vuelve realidad los sueños imposibles.
Si nada lo remedia, tendrás 22 antes de Navidad en tus manos.

martes, 19 de febrero de 2019

Ni un paso atrás


Estoy furiosa.
Iduna, desde su larga experiencia vital, me pide que me tranquilice. He visto muchas cosas, Patricia. Lo resolveremos.
Pero yo no me calmo. No soy capaz de entender, ni mucho menos de consentir, el paso atrás que se vaticina.
No cabe un paso atrás en el derecho de las mujeres a la igualdad.
No cabe un paso atrás en la seguridad física y psíquica de las mujeres.
No cabe un paso atrás en el derecho a decidir sobre el propio cuerpo y la propia identidad.
No cabe un paso atrás en los derechos de las personas LGTBI
No cabe un paso atrás en el derecho a una sanidad y educación públicas al alcance de todas las personas.
No cabe un paso atrás en el derecho a un salario digno, a unas pensiones dignas, a una vivienda digna.
No cabe un paso atrás en la atención a la dependencia.
No cabe un paso atrás en el respeto a los derechos fundamentales de las personas, esos derechos que solo garantizan las formaciones que no se posicionan en un bloque de derechas cada vez más reaccionario; un bloque que todxs sabemos quién lo constituye. No hace falta dar nombres.
¿Qué podríamos hacer?
Muchísimo. De hecho, solo está en nuestra mano.
Que no falte un voto en las urnas de aquellas personas que, como yo, piensan que es indispensable respetar los derechos humanos. Que vuestros votos se alejen del bloque terroríficamente reaccionario; del bloque que quiere retrotraer la convivencia a los oscuros días de la dictadura.
NI UN PASO ATRÁS.

sábado, 26 de enero de 2019

¿Qué encontramos en Regreso a Eterna?


¿Qué pensamientos surgen al entrar en contacto con Regreso a Eterna?

No des por hecho que lo que no se ve no existe. No descartes lo que no entiendes. La felicidad reside en una miríada de pequeñas situaciones ordinarias y en unas pocas extraordinarias.

Las segundas oportunidades no suelen funcionar. No obstante, cuando lo hacen, nos sorprende la capacidad de las personas para cambiar, para convertirse en una mejor versión de sí mismas.

Rodéate de buenas personas amigas: son la familia que tú eliges.

Entre el Bien absoluto y el Mal absoluto existe un espectro amplio que conforma el alma de cada persona.

Puedes alcanzar tu destino mejorando el mundo o empeorándolo. Tú construyes el camino.

La mujer es un ser maravilloso que encierra fuerza, inteligencia, sacrificio, empatía, belleza, sensibilidad. La magia obra el equilibrio.

martes, 30 de octubre de 2018

El destino te encuentra


El tesón. Siempre he pensado que el tesón, la perseverancia y la voluntad me llevarían a conseguir mis metas. Aunque sé que también es necesario un poco de suerte, o un poco de magia, según se mire. Así sucedió con Ronda. No me rendí, la busqué; la busqué hasta dar con ella.
Estaba convencida de que podría aplicar la misma fórmula con Noe. ¡Qué ilusa fui! Creí que mi cabezonería lograría cazarla. Y me lancé, arrastrando a Ronda conmigo.
Sin embargo, por mucho que persigas algo, no lo alcanzarás hasta que la vida lo consienta, cuando sea el momento preciso. Así es. En el instante oportuno, el destino te encuentra.
Te encuentra, te arrolla, te sorprende y te vuelve del revés.
¿Y después?
Después te das cuenta de que nada es como te imaginabas. Y no quiero decir con esto que vaya a ser necesariamente peor, pero sí sorprendente, inesperado, catártico, revolucionario.
Maravillosamente revolucionario.
Regreso a Eterna os espera el 16 de noviembre en Madrid. Acudid a la cita. No os arrepentiréis.
Palabra de Samoa.

jueves, 30 de agosto de 2018

Norma. Del pánico al éxtasis. Y vuelta a empezar.


Lo siento entre mis dedos y no puedo dejar de dar vueltas. Camino desde el salón a la cocina, voy al dormitorio, regreso, contemplo el mar desde la terraza.
Mi mano rodea el vial, temerosa de dejarlo caer, con horror a que me lo arrebaten, aterrorizada de perderlo. Lo aprieto tanto que puedo romperlo.
Respiro.
Debo relajarme.
Pienso en ella. No quiero, pero la pienso.
Si doy este paso no habrá vuelta atrás. Siento el corazón en la garganta, batiendo con fuerza, avisándome del peligro, anhelando que la interminable espera acabe.
Voy a ir. Ella estará allí. Voy a verla de nuevo y no sé cuál va a ser su reacción. Ni la de las demás. Es posible que todo salga mal. Quizás todo termine para siempre.
Pero debo ir.
Estoy en el coche. El vial, a mi lado, en sitio seguro.
El viento en el pelo y las pulsaciones en los oídos.
“Su destino está a cien metros”, me informa la irreal voz del navegador.
Estoy llegando.

#REGRESOAETERNA